sábado, 17 de febrero de 2018

Ruta de las Ermitas de Santa Orosia

Fecha: 10 de Febrero de 2.018

Accesos: Partimos en coche desde la localidad de Sabiñánigo y tomamos la carretera nacional N260 dirección a Fiscal. Tras unos siete kilómetros encontramos a la izquierda la población de Yebra de Basa. Entramos en ella y la atravesamos por estrecha y curiosa calle. Al salir por el otro extremo de la población, en un cruce señalizado tomamos el desvío a la derecha para aparcar a unos 50 metros.

Horario:  No es una ruta para marcarse horario, sino para disfrutar.
               Sin nieve, llegar a la Ermita que será hoy el objetivo, la Ermita de San Cornelio y su
               cascada, puede  llevar 1h20m., pero hoy con nieve tardamos 1h.40m. en plan tranquilo.
               El regreso por el mismo itinerario, nos ha llevado 1h.10m.

Dificultad: Fácil recorrido para todos los públicos. Con hielo habrá que ser cuidadosos en especial si queremos continuar hacia las ermitas superiores y que no visitaremos hoy.


Foto del día 10 sobrepasada la cascada. A partir de la curva que se aprecia tras el figurante, el agua de la cascada que se pulveriza con el viento y se hiela en días de temperaturas bajo cero, no afecta al sendero.

Plano de la zona. Yebra está abajo y a la izquierda. Aparcamos al lado de la capilla de Santa Orosia. El sendero nos pasa por las ermitas de las rodillas para finalizar un poco antes de la señalada como San Blas.

Entrada a Yebra de Basa, todavía en coche.

Aparcamiento junto a la Capilla de Santa Orosia. Tomaremos andando la pista de la izquierda. No vale la pena seguir con vehículo, pues  dejaremos esa pista a los 500 metros.

La pista llega a un  vado que salvaremos por un puente a la izquierda. Podemos observar el poste señalizador al otro lado. Hay que abandonar la pista que lleva a una granja.

Día 9, viernes, bastante hielo.

Realicé la ruta el viernes 9 de febrero, pero al encontrarla tan espectacular, convencí a Jaime y Lola para visitar las ermitas el día siguiente. Las fotos son casi todas del sábado 10. Abandonamos la pista por el puente.

El terreno es muy arcilloso y de margas por lo que se embarra muchísimo con humedad o agua. la senda en este tramo está enlosada para evitar el barro. Las losas están algo tapadas por la nieve.

Seguimos ascendiendo por terreno bastante cómodo. En pocos tramos encontraremos pendientes fuertes.

Y en otros casos se salvan con escaleras. Hay que recordar que esta ruta es en la que se realiza  una de las romerías más multitudinarias del Serrablo  (25 de Junio, día de Santa Orosia). Siempre encontraremos señalizaciones, así que no tendremos ningún problema de orientación.

El sendero nos dirige hacia un claro barranco. En el círculo, nuestro objetivo, la Cascada del Chorro y Ermita de San Cornelio. Parece complicado, pero está más cerca de lo que aparenta.

Señalizaciones de PR y también del Camino del Pastor que desde esta zona llega hasta Jaca.

En unos 25 minutos llegamos a la segunda Ermita, la de Las Escoroniellas. Más que ermita, un altar.

Busto de Santa Orosia, patrona de Jaca y Yebra de Basa.

El sendero continúa claro y se aprecia que en alguna ladera se ha tenido que reforzar para compensar las fuerzas de la naturaleza que parece se llevaban el sendero al fondo del barranco.

Algunas curiosas informaciones.

Cuando el sendero se adentra con decisión en el barranco alcanzamos la siguiente Ermita-altar, la de las Arrodillas.  Parece que una roca la hubiera atravesado, pero lo lógico es que se aprovechara la roca para levantar las paredes y cubierta. En la roca empotrada quedan marcas de una cruz tallada y de dos huecos que imitan a las señales que pudieran haber dejado dos rodillas.

Continuamos entre roca y nieve en busca de un vado que nos debe dar paso a la otra ladera.

Vado con un precario puentecillo de madera y, hoy, semitapado por la nieve. También podríamos pasarlo saltando de piedra en piedra.

El rincón es, al menos, curioso.

Remontamos por la ladera opuesta y que por su orientación mantiene más la nieve.

Ya no queda mucho para llegar a las siguientes ermitas. En amarillo las de San Cornelio y la Cueva (aquí finalizaremos hoy la ruta) y en blanco la de San Blas. Para completar la ruta de las ermitas continuaríamos por la base de los cortados con un claro sendero llegando a las ermitas de San Blas, Santa Bárbara y O Zoque.

El tramo tras el vado es algo más pendiente, pero no ofrece dificultades. Todavía no imaginamos la maravilla que vamos a encontrar.

La Peña Oroel en una perspectiva distinta.

Durante un tramo, la senda discurre por una faja que no es demasiado perceptible, pero a nuestra izquierda se desploma la ladera en un importante cortado.

La Ermita de San Blas a la que no llegaremos hoy.

Y la de la Cueva y la de San Cornelio (debajo) con la cascada del Chorro.

A cada paso impresiona más.


Vemos a una pareja discurriendo por el tramo bajo la cascada.

Los últimos metros los encontramos con el sendero algo helado, así que extremamos la precaución.

Primero se accede al arco de la Ermita de San Cornelio. Al otro lado es por donde, pasando bajo la cascada, continuaríamos por la ruta de las Ermitas. El suelo está helado y hay que transitar pisando las piedras que sobresalen.


La pareja que llevábamos por delante, pasa bajo un túnel de hielo con los crampones puestos. El tramo aunque corto estaba muy delicado..

Nosotros que sólo buscábamos este punto, nos fotografiamos entre el hielo.


El arco de la Ermita de San Cornelio, desde el otro lado. Por las escaleras se accede al eremitorio. En amarillo el acceso a esta ermita y en rojo el de la ermita de la Cueva a la que nos dirigimos ahora.

Se trata de un acceso escalonado que va dando una visión distinta de la zona helada de la cascada.

Por donde vemos discurrir a otro colega que nos habíamos encontrado unos metros más abajo.

Las imágenes son espectaculares.


No en todos los inviernos se ofrecen estas formaciones de hielo. Hoy hemos tenido suerte.

Metros finales a la Ermita de la Cueva.

Abierta y que presenta su singularidad al tratarse de un muro que cierra una oquedad que hace de techo.

El espacio es bastante grande y se preside por un altar con imagen de Santa Orosia.

Detrás del muro de la santa, otra puerta da acceso a un balconcillo bajo la cascada.

Cerramos todas las puertas y salimos pasando junto al campanario.

Y vamos retornando por nuestra ruta de ascenso.

En esta foto se ve el muro y campanas de la Ermita de la Cueva. Debajo la de San Cornelio.

Con una temperatura agradable vamos descendiendo. Nos cruzamos con varios grupos.

Hoy es sábado y la ruta es bastante conocida.


Llegando al aparcamiento un enorme mastín se presenta en la pista. Tan grande como dócil con las personas.
Las diversas lluvias y cambio de condiciones de la meteo habrán modificado (seguro) el aspecto de la cascada en estos días. En todo caso la ruta de las Ermitas de Santa Orosia o de Yebra de Basa, son una de las rutas imprescindibles en la comarca del Serrablo.