domingo, 19 de noviembre de 2017

Panorámica 180: Desde el Pico Pacino. Valle de Tena

El Pacino es un pico muy próximo a Sallent de Gállego. Por su modesta cota (1.969 m.) puede parecer que no tenga unas buenas vistas del entorno, pero muy al contrario, posee una situación especial en esta zona alta del Valle de Tena que nos permitirá disfrutar de enormes panoramas.

La ruta más habitual y corta es desde Sallent de Gállego, pero la ruta desde Escarrilla es también muy bonita aunque un poco más larga.

La panorámica es del pasado 15 de Noviembre.

jueves, 16 de noviembre de 2017

Riglos. Por la Foz de Escalete

Fecha: 20 de Junio de 2.017

Ruta:  La Peña Estación- Foz de Escalete- Pardina Escalete- Collado del Fire-Collada de Los Mallos (mirador)- Camino de la Solana- Ferrata sin nombre- Pista general del Mirador de los Buitres- Riglos.

Horarios:  00:00 h. Salida desde la Estación de Ferrocarril de La Peña.
                 00:40 h. Foz de Escalete.
                 02:15 h. Collado del Fire.
                 02:35 h. Collada de los Mallos. Mirador. Parada y almuerzo.
                 03:10 h. Reinicio de la ruta.
                 05:10 h. Entrada en la ferrata.
                 05:30 h. Fin de la ferrata.
                 06:30 h. Llegada a Riglos.

Desniveles: Acumulados 500 metros en ascenso y los mismos en descenso.

Dificultad:  Si prescindimos de la ferrata dificultad  Baja, con la ferrata debemos elevar el grado a Alta.

Típica foto de Riglos con sus famosos Mallos.

Ruta en rojo. Aprovecho la foto de un panel junto a la estación de La Peña.

Hoy realizamos una jornada especial. Vamos a aprovechar los servicios del Canfranero previas gestiones que nos permitirán bajar en La Peña y retomar el tren por la tarde en Riglos.

Nos juntamos un buen grupo a las 06:30 h. en la estación de Jaca.

Tomamos el tren que es poco más grande que un autobús. El tamagochi.

Casi una hora para llegar a La Peña.


Aquí esperamos a unos compañeros de Huesca con los que haremos este bonito recorrido.

El día es fantástico, soleado y fresco a esta primera hora.

En la misma estación arranca una pista señalizada hacia la Foz de Escalete.


Caminamos en dirección Oeste hasta alcanzar las aguas del Pantano de la Peña.


Y tras un pequeño tramo por carretera,

Tomamos una pista en dirección, ahora, Este.

La pista asciende con suavidad. Vamos dejando abajo el río Gállego.

La pista nos adentra en la Foz de Escalete (40 minutos).

Foz estrecha y sombría.

Con importantes paredes laterales.

La foz no es muy larga y pronto nuestra pista sale a terreno más despejado alcanzando un cruce señalizado. Tomamos la pista de la derecha para pasar de inmediato junto a las ruinas de la pardina de Escalete.


Estaremos atentos a una nueva señal que nos invita a tomar un sendero en ascenso.


Vamos ganando altura por terreno en el que se mezclan los claros como zonas más arboladas. Nuestra altura nos permite ir divisando las montañas del Macizo del Aspe.

Hacemos una parada para aligerar de ropa, pues el sol comienza ya a calentar.

Continuamos nuestra ruta por sendero bien marcado y pisado.



Nuevo cruce. Seguimos hacia Riglos por los Mallos.

Desde este cruce el sendero inicia un descenso. Paredes de Peña Rueba a la derecha de la foto.


Este tramo es verdaderamente singular con buenas vistas hacia al fondo del valle por donde discurre el río Gállego.

Una nueva rampa nos lleva al collado del Fire. Aquí enlazamos con el sendero que viene desde Riglos  por la ruta del Camino del Cielo.

Desde este paso, podríamos descender a Riglos, pero nosotros seguimos ascendiendo por la ruta de la Vuelta a los Mallos.

Dura rampa que se ve aliviada por la vista hacia el circo que forman los Mallos Pisón y Fire.




Llegamos a la Collada de los Mallos. A su derecha un sendero nos lleva al Mirador.


Lugar interesante para descansar un rato y avituallar. Llevamos unas 2h30m.

Panorámica con los dos Mallos y a su derecha Peña Rueba.

Murillo de Gállego con zoom. Meca para el raftin y piragüismo en esta zona.

Tras el almuerzo iniciamos el descenso hacia Riglos por el camino de la Vuelta a los Mallos.

A los minutos, Pedro que tiene casa en Riglos propone alargar un poco la ruta para descender a Riglos por una zona "muy bonita" aunque un poco más comprometida. Parte del grupo lo seguimos (ruta amarilla), y otros descienden directos a Riglos por la ruta Normal (blanca).

El pueblo de Riglos.

El camino se llama de la Solana y el cruce está señalizado.

Senda estrecha que inicia un tramo en ascenso.


Para pasar por encima de un cortado donde se encuentran numerosas paradas y nidos de buitres.

Al otro lado del barranco el Mirador de los Buitres y los cortados por donde discurre una ferrata muy espectacular llamada de Cubilillo-os Fils.

Este tramo se nos está haciendo largo y más con el calor de la jornada. Al fondo el Castillo o Torre de Marcuello.

Nuestra senda termina en una pista que lleva al Collado de Santo Román. Hacia la derecha en descenso.

Pero apenas llevamos recorridos unos metros, Pedro, el lugareño, nos saca de la misma en un campo a través,

Bastante molesto, pues las aliagas hacen de las suyas en las piernas. Además nos parece que Pedro no se orienta bien.

Finalmente nos mete por una barranquera estrecha y sin aparente camino.


Barranquera que se va empinando y cerrando.


Así alcanzamos un muro de unos 10 metros bastante vertical. Este era el lugar "muy bonito" que nos quería enseñar.

El muro dispone de unas pequeñas grapas y un cable de seguridad. Como la trampa Pedro la debía tener ya preparada, nos reparte un anillo de cuerda y un mosquetón a cada uno para poder usar el cable de vida.


El primer muro da paso a otro de parecidas características.

Aunque con más patio.




Habrá que imaginarse los gritos y alabanzas tradicionales por la "muy bonita" ruta. Finalmente salimos sanos y salvos, aunque con alguna mano despellejada.

Los últimos metros de este barranco son ya suaves aunque con poco sendero.

Para enlazar con el camino que discurre desde Riglos hacia el Mirador de los Buitres.

Sólo queda caminar por el en dirección Riglos (oeste). Llevamos retraso y nos esperan en el albergue para comer, así que aceleramos el paso.

Una mirada atrás. El barranco descendido es el que está a la izquierda del pitón del centro de la foto.

Llegada a Riglos


Y al albergue que se encuentra a la entrada de la localidad. Los colegas que habían optado por la opción normal, ya llevaban dos horas de birras.

Agradecer al personal del Albergue de Riglos por su paciencia y espera. La comida fue excelente.

Tras los cafés tocaba descender hasta el apeadero de Renfe.


Y a esperar al Canfranero.


Llegada con algo de retraso Y 1h15m. para regresar a Jaca.
Como veis se trata de una ruta algo especial por disponer de los servicios de Renfe pero que se puede hacer disponiendo de dos vehículos.
La ferratilla, nos pilló por sorpresa y se bajó con el correspondiente cachondeo.