domingo, 5 de marzo de 2017

Vértice de Anayet (2.555 m.). Invernal.

Fecha: 25 de Febrero de 2.017

Ruta:  Aparcamiento Anayet de la Estación de Esquí de Formigal (1.740 m.)- Barranco de Culibillas- Ibones de Anayet (2.220 m.)- Collado entre picos (2.380 m.)- Pico Vértice de Anayet (2.555 m.).  El regreso por la misma ruta.

Accesos:  Dirigirse desde Biescas a la Estación de Esquí de Formigal. Continuamos después hacia el Puerto del Portalet, hasta encontrar una gran pancarta verde a nuestra izquierda con señalización Anayet. Seguir por esa carretera hasta el final (unos 2 km.) y alcanzamos la zona de aparcamiento de Anayet.

Horarios: 00:00 h. Salida desde el aparcamiento.
                01:15 h. Ibones de Anayet. Pequeña parada para fotos.
                02:00 h. Collado entre picos o collado rojo en verano.
                02:30 h. Vértice de Anayet. Parada y fotos.
                03:00 h. Inicio del descenso.
                03:45 h. Ibones de Anayet
                04:30 h. Llegada al aparcamiento.

Desniveles:  Acumulados 815 metros en ascenso y los mismos en descenso.

Dificultad: Media en las condiciones encontradas. Había una huella endurecida por el rehielo nocturno que favorecía la progresión sin raquetas. La pala de accesos al collado entre picos estaba también con buena huella, pero opté por poner crampones dada su pendiente. La arista final al pico también crampones. Se trata del tramo algo más expuesto, aunque en otras ocasiones he encontrado más hielo que en este día.

Foto en la cima.

Plano con reseña del recorrido. En verano se sigue esta misma ruta, aunque el coche hay que aparcarlo en la carretera.

Amanecer prometedor.

Pocos coches en el aparcamiento de Anayet. son las 07:30 h. Hay un cartel en el cruce de la carretera que dice que no se puede acceder hasta las 08:00 h.

Pero los grupos ya están en marcha. La gente que hace esquí de travesía suele esperar a que el día haya avanzado un poco más para así encontrar una nieve más propicia a los esquís, pero los que optamos por no llevar los pies largos, debemos madrugar más.

Bordeamos las instalaciones para entrar en el Barranco de Culibillas.


Alguna pisanieves está todavía preparando la pista aledaña.

Llevo un grupo por delante. Los veo en el giro que el barranco hace a los pocos metros.

Y los primeros rayos de sol cuando entramos de lleno en el barranco. Este grupo buscaba alicientes en alguna de las canales heladas del Pico Culibillas.

Nuestra ruta continúa por el mismo fondo del barranco en dirección Oeste.


Saldremos del Barranco de Culibillas por la zona del collado que se ve al final.

Sólo se trata de continuar sin encontrar especiales complicaciones. En épocas de nevadas recientes hay que tener precaución por los posibles aludes que bajan desde la izquierda del barranco.

Una mirada atrás. He dejado a los grupos que me precedían en algunas rutas a las laderas de la derecha de la foto.

Pero hay que continuar barranco arriba.

Aprovecho la traza de raquetas que se ha marcado en los días anteriores. La helada nocturna la hace dura y fácil de transitar sin otros medios. Aun así, he visto las marcas de crampones recientes lo que me hace pensar que llevo gente por delante. Los veo próximos a llegar a la cubeta de los ibones de Anayet.

Superada una última pendiente se llega a la cubeta. Se puede divisar la cima de hoy.

Panorámica en el Ibón de Anayet. Llevamos 1h15 minutos. Nuestra ruta se dirigirá hacia el collado entre los dos Anayet.

Pero aprovechamos un rato para disfrutar del magnífico entorno en esta mañana verdaderamente agradable.

Tras unas fotos hay que tomar rumbo al collado señalado. En verano tiene una tonalidad roja muy característica, pero con nieve sólo puede ser blanco.

Ahora transitaremos por un tramo bastante plano hasta la base del collado. El Pico Anayet  se eleva majestuoso sobre nuestra ruta.

Mientras, disfrutamos de la visión sobre el entorno.

Los colegas que iban delante se encuentran el la última rampa al collado.

Mientras me dirijo a la base del mismo, paso junto a unos abrigos en cueva que seguramente se han hecho en alguna práctica de montaña invernal.

Llegando.

En amarillo las cuevas en nieve. Me encuentro en plena rampa al collado. En su base me he puesto los crampones.

Llegada al collado. La rampa final es algo empinada, pero hay una huella muy marcada que facilita la progresión.

Primera visión al otro lado.

Dejo a los colegas preparándose para ascender al Pico Anayet, mientras tomo rumbo hacia el Vértice.


Abajo, a mi izquierda, la planicie de los Ibones de Anayet.

Hacia el Oeste las montañas del Valle del Aragón.

La cresta que queda para acceder al Vértice Anayet no es complicada si no está muy helada, pero se va más seguro con los crampones.

Los colegas inician el ascenso al Pico Anayet. En amarillo su ruta. Como se ve a partir del nevero grande hay un potente patio a la derecha.

Mi cresta es más sencilla en su primer tramo.

Siguen progresando.

A pocos metros del Vértice ya se ve bien el hito geodésico.


Llegada a la cima.


El día está claro con lo que el paisaje se muestra espectacular.


Como todos los hitos geodésicos, buena visión en todas direcciones.


Por fin la pareja llega al Pico Anayet.

Sigo con mi particular revisión de cumbres.

Estos con bastante zoom.

El Petrechema, donde estuve hace una semana.

Panorámica general hacia el Oeste.

Ya, de regreso, comienzo a ver algunos puntitos en la zona de los ibones.

Personal que ha iniciado sus actividades más tarde. En rojo dos "esquirando".

De nuevo en el collado me despido de mi arista.

E inicio el descenso del corredor.

Llegada a la zona de los ibones, donde el calorcillo empieza a ser un poco incómodo.


Más gente.

Otros en la ruta de ascenso al Arroyetas.

Y hacia Anayet.

Continúo con la entrada al barranco de Culibillas, que se ve, ahora, plenamente soleado.

Aquí, el calor aprieta más así que no pierdo el tiempo y procuro llegar lo más pronto posible al aparcamiento.

He hecho todo el descenso con los crampones puestos. No eran necesarios por la zona de los ibones ni en el barranco, pero así evitaba algunos resbalones cuando la nieve se empieza a poner algo blanda.
Termino esta ruta sencilla en un espléndido día.
Sólo recordar que en invierno las condiciones de cualquier recorrido en nieve pueden cambiar en cuestión de muy pocos días: nuevas nevadas, bajadas fuertes de temperatura, humedad y rehielos, los vientos que cambian la nieve de sitio etc.
Salud y montaña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada